Sevilla moderna y planes con bebés (Part 2)

Muy buenos días, la verdad es que esta semana me encuentro regular. El tiempo está teniendo cambios bruscos de temperatura y se me ha agarrado a la garganta que no veas. Pero no quería dejar por más días publicar la segunda parte del post del festival y recomendaciones en Sevilla. Porque la Sevilla moderna es la que más nos gusta y nos ofrece alternativas muy chulas a los “clásicos” planes. Por si alguno se lo perdió, dejo aquí la primera parte donde os cuento dónde nos hospedamos y otras cosillas.

Lo primero que hicimos cuando nos levantamos el sábado es ir a desayunar y dar un paseo, puesto que al Festival no íbamos hasta entrada la tarde. Cuando vivíamos en el centro, uno de nuestros planes preferidos (sobre todo de maridito), era visitar algunas librerías con mucho encanto que teníamos cerca. Cuando Pedro padre supo que cerraba “la Extravagante” se apenó bastante, pero en realidad era una reubicación y el resurgir como “Caótica”.

 

Caótica, un espacio cultural con mucho que ofrecer

Con el auge que ha sufrido la Alameda, negocios como estos ven mermadas sus capacidades de crecimiento y, en ocasiones, de supervivencia. Caótica nace y sigue conservando una ubicación súper céntrica, y rodeado de encanto y cosas bonitas. Pero ahora tiene varias plantas empezando por una cafetería muy chula y continuando con librería y galería de arte. Los podéis encontrar en Instagram (aquí) o en Facebook (aquí) o visitarlos, que es lo que más os recomiendo en Calle José Gestoso, 8.

 

 

 

 

 

En su web, ellos mismos se definen como “un espacio vivo y cambiante”. Nosotros esperamos volver próximamente para poder ver su evolución, crecimiento y perdernos en su universo único y mágico.

 

Un michelada es Mano de Santo

Otro de nuestros sitios favoritos en Sevilla y que sigue localizado en la Alameda es el mexicano Mano de Santo. Mucho sabréis ya (otros quizás no) que estuve viviendo unos meses en México, concretamente en la capital: Distrito Federal. El “match” que hice con ese país y su cultura estaba por encima de lo que nadie pudiera esperar, así que me siento mexicana adoptiva de corazón. Por eso, considero un sacrilegio lo que aquí muchas personas consideran como “comida mexicana”. Señores, nachos con queso no es comida mexicana y burritos y fajitas mucho menos. Si de verdad quieren aproximarse mucho a comer comida mexicana, vayan al Mano de Santo. Además de su múltiples tacos, yo recomiendo el ceviche y la sopa de tortilla (está última, me ha trasladado a mi colonia Condesa tantas veces que me emociono sólo con pensar en ella).

 

 

 

Pero si algo nos pierde son sus micheladas, con auténticas cervezas mexicanas y bien fresquitas. Yo no soy nada cervecera pero cuando fui a México me encantaban así preparadas. Al volver jamás pensé que encontraría donde volverlas a tomar. Cuando se las descubrí a maridito, él también se enganchó (son un pelín adictivas si te gustan). Nosotros las preparamos en casa y, próximamente, por petición popular os enseñaré cómo hacerlas. Pero de verdad, no perdáis la oportunidad de probarlas en Mano de Santo. El local es súper chulo y tienen una terraza muy agradable, con mucho espacio para carritos. Ah! Lo mejor es que si estáis embarazadas o dando el pecho, os podéis pedir la michelada con una cerveza sin alcohol (yo lo hacía y apenas notaba diferencia).

 

 

Los podéis encontrar en sus redes sociales (Instagram y Facebook), pero os advierto que se os van antojar cosas continuamente.

 

Sevilla moderna, se acaba el festival

Después de comer y de tomarnos unas micheladas fuimos al festival para completar un plan de sábado perfecto. Ya os di unos tips para asistir a eventos de este tipo con bebés o niños pequeños en el post anterior. Así que no me alargo mucho más. Volver animar a los papis a que hagáis todo tipo de planes y actividades con vuestros niños. Que la paternidad se vive mucho más relajado cuando no sientes que “te pierdes nada” y que no tiene porque ser así. Y apostar por sitios originales, con encanto especial y que aporten cosas nuevas: música, literatura, gastronomía… hay infinidad de cosas para no aburrirse y disfrutar de todo.

Para terminar, os dejo algunas fotos (exceptuando la primera) que nos hizo nuestro amigo Dani (www.danielfh.com), con el que además de buenos ratos, compartimos el gusto por la fotografía y el diseño (maridito y él son mejores amigos y diseñadores ambos).

 

 

 

 

 

Hasta aquí el post de hoy, espero que os haya gustado y os sirva para futuras visitas a Sevilla. Seguiremos recomendando sitios chulos como estos muy pronto.

Besos enormes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *