Biberones molones: buscando un plus al diseño

Muy buenas amig@s, hoy quiero hablar sobre una serie de artículos que he recibido en esta semana de un pedido que hicimos a una de nuestras tiendas preferidas: Tutete. Voy hacer mención especial a los biberones porque me parece que puede resolver dudas y “ayudar” a muchos de vosotros. Sabéis que están muy de moda los biberones molones, y que la marca que mejor se ha posicionado respecto al diseño (sobre todo podemos verlo en Instagram) es Twistshake.

Antes de que Pedro naciera yo me hice con uno de ellos, el negro, que ya es como el máximo de cualquier bebé molón moderno que se precie. Compré uno porque mi intención era dar el pecho prolongadamente (cosa que no pude y os conté aquí), pero quería tener para el “por si acaso”, al menos uno.

 

 

 

Biberones molones: Twistshake Vs Herobility

 

Vaya por delante que a nosotros Twistshake nos iba bien, es más, a Pedro le compramos otro igual que el negro en mint/turquesa (nos encanta ese color, ya sabéis que estoy obsesionada). Una vez que Peter se acercaba a los tres meses nos dimos cuenta que a veces el biberón de 180 ml se le quedaba corto y cuando le hacíamos otro ya no lo quería. Así que pensamos en hacer un pedido con varias cosas, entre ellas biberones del tamaño mediano.

 

 

Semanas previas a nuestra compra, había visto en Instagram un directo que hizo Teresa (co-fundadora de Tutete y una mujer que me da mucha confianza). Estuvo enseñando y hablando maravillas de los biberones Herobility y mucha gente le preguntaba que diferencias tenía con el Twistshake y porque son algo más caros. Comentó algunas diferencias, como las relacionadas con la tetina (más parecida al pecho de la madre y mejor para la transición pecho/biberón) y a mí me entró la curiosidad/ganas de probarlo (en parte porque confío en que ellos apuestan siempre por lo mejor, y todo lo que he comprado me ha venido genial).

 

Mi experiencia con ambos

 

Como a nosotros los Twistshake nos iban bien, decidimos que lo mejor era “curarnos en salud” y pedir uno de cada: el mediano en amarillo (y vamos haciendo colección) de Twistshake (260ml) y el grande de Herobility (240 ml) en mint. Herobility no tiene tantos colores pero los 4 que tienen me parecen bonitos, aunque es verdad que ahí Twistshake se lleva el punto a favor.

 

 

Una vez que llegaron me llevé un súper disgusto. Resulta que Peter, acostumbrado a su tetina de siempre redondita no quería el biberón nuevo la primera vez que se lo ofrecí. Le daban arcadas y todo. Pero como yo no soy de desistir fácil y he aprendido, que a él, le tengo que dar tiempo para asimilar cambios: cuando despertó de la siesta lo volví a intentar. Está vez lo cogió sin problemas, y aquí viene mi gran descubrimiento. La tetina como que se adapta súper bien a la forma de la boca, encaja perfecto como un puzzle.

 

 

Llevamos ya bastantes días usando los dos. Hemos observado que con el de Herobility el reflujo es mucho menor, creo que por la forma que tiene no entra aire ni nada y le va genial. El problema del reflujo es horroroso y los que lo hayáis pasado sabéis que si algo lo evita se convierte en un “must have “. He intentado que se vea en las fotos lo que quiero decir de la tetina.

 

 

 

 

 

Otra diferencia que tienen es que los de Herobility son más anchos por lo que no queda tan largo para que el bebé lo pueda agarrar mejor solo, pero sin embargo las marcas de las medidas de agua son para vista de lince. En los Twistshake se ven los números muy claramente, y eso se agradece bastante. Por lo demás, ambos traen dosificadores que a mí me vienen genial y ya tenemos unos cuantos. Son anticólicos y Pedro a sus casi 4 meses no ha tenido ninguno. Traen una rejilla que evita los grumos, realmente jamás se atascan ninguno de los dos. Así que estoy muy contenta con ambos, y los pienso seguir alternando en un futuro. Espero que os haya quedado un poco más claro las diferencias y similitudes que hay entre los dos.

 

Otras cosas chulas para el rey de la casa

 

Para terminar os quiero hablar y enseñar otras cosas que pedimos para Pedro y que nos han encantado también. Una es el mordedor mono de Matchstick en el color de la obsesión (lo quiero desde antes de que naciera pero me gusta dosificarme a medida que va necesitando cosas). Pedro ha empezado, no sé si por los dientes o la maduración de las encías, a morder todo y babear al máximo. El mono ha sido una revelación, le encanta y desde que se lo di sabe perfectamente para que es (el solo se lo metió a la boca, esas cosas me sorprenden mucho que no se las tenga que “enseñar”). Tiene un diseño perfecto para que lo pueda agarrar con su manitas.

 

 


 

La otra cosa que me ha encantado es este bañador/pañal. Los días que estuvimos en la playa en el puente no lo teníamos aún y compré los que venden en Mercadona que son desechables. Yo no los recomiendo para nada, se sale todo y no cumplen la función bien que se le pide al producto. Pero este de los cohetes, además de ser muy chulo, se adapta al bebé perfectamente (el tejido es como neopreno). He visto ahora en la web de Tutete que hay modelos nuevos así más estilo braguita que son amor total (necesidad generada en 3, 2, 1… por el tropical y el del submarino). El patito también lo compré antes de que naciera Peter en Tutete y es de Munchkin.

 

 

 

 

 

 

Hasta aquí el post de hoy (espero no haberos saturado pero me cuesta dejar fotos fuera jajaja), este fin de semana tenemos un festival de música en Sevilla. Estad atentos a las redes que seguro que compartiremos momentos muy divertidos y la semana que viene os lo cuento todo por aquí. De verdad, muchas gracias por estar semana tras semana.

Besos grandes y estrujones más grandes aún.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *