Introducción del huevo: pautas en el blw

A raíz de nuestro comienzo con el Baby Led Weaning (aquí) una de las dudas y consultas que más me hacéis es en relación a la introducción del huevo. En este post voy a explicar cuando y cómo lo hemos llevado a cabo con Peter.

 

 

Aunque muchos aconsejan retrasar la introducción del huevo hasta los 10 meses por motivos alérgicos. Lo cierto es que la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica – SEICAP indican (como puede leerse en este artículo aquí) que no es necesario retrasar la introducción de alimentos en niños para prevenir alergias. Y hacen referencia a que:  “alimentos como el huevo, la leche de vaca, frutos secos (cuidado con ellos en el blw por el tamaño de los mismos), la soja o el gluten pueden empezar a introducirse a los niños a partir de los 6 meses”.

 

 

Cómo hicimos la introducción del huevo

Sabiendo esto, como el huevo es un elemento presente en muchas recetas de forma secundaria (como por ejemplo, hamburguesas vegetales o estas de merluza, garbanzos y champiñones que cenamos ayer) y un alimento completo y nutritivo (muy socorrido que nos saca de más de un apuro) me decidí a no retrasarlo e introducirlo a los 6 meses.

 

 

Yo seguí los consejos que dan en Natural Wean, su blog es muy recomendable y también hacen cursos y consultas virtuales personalizadas acerca del baby led weaning. Hay varias cosas a tener en cuenta. La primera es que mientras introduces el huevo, no introduzcas ningún alimento nuevo además de este. Como cuando Peter cumplió los seis meses coincidía con la mudanza y pasó unos días con mí madre, le di las pautas para que ella empezara y nosotros acabamos de hacerlo ya en casa.

Yema y clara por separado

La introducción del huevo comienza con la yema: el primer día 1/4 de yema (el huevo debe estar muy bien cocido, al menos 20 minutos), el segundo 1/2 yema, el tercero 3/4 yema, el cuarto día la yema completa y el quinto día descanso.

Como en ese momento Pedro sólo tomaba sus biberones y un poco de fruta cortada como sandía, pera, plátano, naranja… Le indique a mí madre que uno de los biberones lo espesara y se lo diera en forma de papilla espesa con la yema correspondiente a cada día incorporada. En este punto Pedro tomaba cereales que ya le estoy retirando, en unos días ya no los tomará en biberón (sino en arroz, espaguetis, quinoa, pan…, cosas que ya ha empezado a comer).

Luego el proceso de la clara es igual, con el huevo muy bien cocido: el sexto día 1/4 de clara, el séptimo 1/2, el octavo 3/4, el noveno la clara entera y el siguiente día descanso.

 

 

Ya para terminar, el día 11 le dimos una tortilla francesa muy cuajada (como habéis podido ver muchos por stories de instagram). Si el niño no da muestras de ninguna reacción alérgica ya podemos usar el huevo en otras recetas o dárselo directamente, siempre (y más ahora con el calor) que esté muy bien hecho.

Hasta aquí este post, espero que os sirva y si tenéis alguna duda me lo comentéis, un saludo!!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *