Lactancia Materna Vs Biberón molón

¡Buenas chic@s! ¿Qué tal lleváis la semana? Se está haciendo un poco más pesada sabiendo, al menos para mí, que la siguiente es más corta. Como habéis visto en el título hoy voy a tratar un controvertido tema: la lactancia materna o la alimentación con biberón y leche de fórmula (lo de “molón” es por darle un poco de juego al título y bueno, porque algunos biberones de ahora son muy chulos). Quiero dejar muy claro que hablo desde el respeto y,  como digo siempre, comparto lo que me ha pasado a mí. Cuando me quedé embarazada de Baby Peter en seguida me puse a planificar como serían ciertas cosas, o como yo quería que fueran. Me considero bastante sensata, y siempre tuve claro que una cosa es lo que yo quisiera y otra muy distinta como terminaran pasando. Pues con el tema de lactancia yo dije tajantemente: voy a dar pecho y además, no sólo los 6 meses que recomienda la OMS, hasta que pueda o mi bebé quiera. También observaba pasivamente los conflictos en las redes en torno al tema, y como yo creo que siempre hay que intentar tirar hacia el equilibrio en la vida, tan “horrible” me parecían las “talibanas” del pecho como las “malas madres” que reivindican su libertad de dar leche artificial (cuando a mí me parece obvio que cada uno puede hacer lo que quiera, o pueda). No me gusta lo radical, y menos cuando se intenta imponer a los demás.

Empezaron las complicaciones

Baby Peter, nada más me lo dieron en el hospital, agarró el pecho muy bien. A mí me resultaba muy duro y muy incómodo porque lo primeros días tras una cesárea estás para el arrastre, pero hacía un esfuerzo para estar ahí siempre que me necesitaba. Como a los 10 días de nacer tuvimos la primera cita con la pediatra, yo pensaba que todo iba bien, pero mi bebé había bajado un poco de peso. Me dijo que no me preocupara, que a veces pasa y que cada niño tiene su ritmo. Empecé a sufrir cierta inseguridad e incluso, sentimiento de culpa. ¿Qué hago mal? ¿Es un problema mío o del niño? … etc. A la siguiente semana el niño volvió a perder algo de peso. Ya empezó a cundir el pánico entre gente del entorno. La pediatra me dijo que como ella lo veía sano, podíamos darle una semana más para ver si arrancaba la cosa hacia arriba. Yo quería confiar en ella, en mi bebé y en mí misma, e hice caso a mi instinto (y sus sugerencias) y no a las “presiones” que empezaba a recibir. Y es lo que os aconsejo siempre, escuchar las opiniones pero tomad las decisiones que consideréis siempre.

 

 

Me estuve intentando estimular la producción de leche con el sacaleches eléctrico. Yo usaba el de Medela que os muestro en la foto, y me parece que es bastante recomendable (aunque menos mal que el mío me lo prestó mi cuñada porque barato no es). Ahí me di cuenta de que por alguna razón, no conseguía sacar mucha leche aunque me pasara el día enganchada a ese “cacharro”. Tuvimos que empezar con un lactancia mixta pero yo siempre supe que eso tenía los días contados. Porque al final tienes lo incómodo de las dos opciones. No puede tomar té, vino, vives pendiente a la hora que toca sacarte leche… y por otro lado, llevar la leche artificial y prepararla aparte de la tuya. Mucho lío.

 

 

Niño sano, niño feliz

Peter subió la primera semana casi medio kilo, y las siguientes más de 300 gr. Yo paulatinamente he ido dejando de sacarme leche hasta la retirada total. De momento, reconozco que este es el único quebradero de cabeza que me ha dado mi pequeño. Es un bebé buenísimo, pero algo fallaba y hubo que poner remedio y reajustar bases pre establecidas en mi cabeza. Ahora que tiene casi 10 semanas veo que está dejando el chupete, y a él le encantaba. Las tomas se empiezan hacer muy regulares en cantidad y número de veces que lo hace al día. Esta semana ha llegado a dormir 9 horas seguidas (siempre ha sido bueno por las noches pero ahora ya es una gozada total).  Compramos la leche que nos aconsejo la matrona: Blemil 1 y Peter subía de peso pero echaba mucho, pero a caños. A él no le molesta lo más mínimo de hecho incluso diría que le hacia gracia porque sonreía, pero es un poco (muy) rollo. Siempre iba sucio (y anda que no huele eso mal) él y nosotros, no ganaba para lavadoras de baberos, muselinas… etc. Así que investigando encontré la Blemil AR (Anti regurgitación) y problema resuelto. La compré sin consultar a la pediatra, pero íbamos un par de días después y me dijo que hice bien, de no haberla comprado me la hubiese sugerido. Es más espesa y lo único diferente es que tarda algo más en terminar, pero es glotón y lo solventa fácil.

 

 

Respeta siempre, y te respetarán

Así que lo dicho, hay que respetar a los demás y dejar que cada quien establezca en relación a este tema (y a todos en general) las bases de la educación y crianza de sus hijos. También recomiendo paciencia, sobre todo con nosotros mismos. A las mamis, no seáis demasiado duras y auto exigentes, daros tiempo para conocer a vuestro bebé y de adaptación a este nuevo rol en vuestra vida. No seamos cerrados porque ahí es, si las cosas no vienen como queremos, donde aparece la frustración. Y hasta aquí el post de hoy, el lunes os traigo otra receta saludable (no siempre puedo estar dando la chapa “una de cal y una de arena”, eso dicen).

Un beso y que disfrutéis del fin de semana.

2 comentarios en “Lactancia Materna Vs Biberón molón

  1. He llegado aquí por casualidad…pero leyendo me he sentido taaan identificada… mi gorda tiene 3 meses y medio y estamos con mixta desde que cumplió el primer mes, empezó a perder peso, y tuvimos hasta que ingresarla dos dias. Puedes imaginar el golpe… nada que no se solucionase con unos bibis. Para mí ha sido muy frustrante, me obsceque en dar pecho y me sentía tal mal cuando le daba un bibi… y el tema sacaleches… me sale poquísimo, y la angustia que me entraba era brutal. Seguimos teta bibi… pero el lunes me incorporo y a ver qué pasa con el pecho. Parrafada echada…. agradezco que gente como tú hable de este tema tan abiertamente… porque parece que de unos años para acá.. dar bibi es un pecado y te hacen sentir mal. Besos y tienes un niño precioso!

    1. Buenos días Lucía,

      Te entiendo perfectamente. Jamás te sientas mal porque haces lo que puedes para que tú bebé este bien y sano. A mí me da coraje que “el comando teta” quiera dar a entender que hay un vínculo especial por darle el pecho a su bebé. PAMPLINAS!!! El vínculo especial se genera 9 meses dentro de ti, siendo uno. Mí bebé hace ya tiempo que toma solamente biberones, porque yo estaba empezando a amargarme con la mixta y desde entonces disfruto de él mucho más. Y si alguien quiere ver lo que es un vínculo fuerte que me vea con él, o cuando alguien lo tiene en brazos que no sea yo y escucha mi voz, es capaz de girar la cabeza como la niña del exhorcista con tal de mirarme.

      No te sientas mal para nada, pasa de los comentarios y sobre todo, busca la forma siempre de disfrutar de tú bebé! Lo demás es súper secundario. Gracias por leerme y comentar, para lo que quieras estoy por aquí y por mis redes sociales. Un besazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *