Hábitos saludables: empieza el día con energía

Como os adelanto en el título, esta sección del blog la quiero destinar a compartir recetas y hábitos saludables. Quiero dejar claro que no soy nutricionista ni ninguna experta titulada en la materia, pero por mi metabolismo siempre he tenido que vivir un poco pendiente de lo que comía y cuando me he relajado, se ha notado bastante. Además, ahora estoy en pleno proceso de recuperación post-parto (subí bastante de peso en el embarazo y como dijo aquel: “Estamos trabajando en ello”). Todo esto sumado a mi afición por la cocina y curiosidad por la vida saludable y los alimentos que favorecen este estilo de vida. Por suerte, ninguno somos ajenos de que hay una corriente que ha puesto de moda mostrar lo que comemos, presentarlo bonito y además si es sano y nutritivo, mejor que mejor.

Hace unas semanas le comentaba a maridito que no llegaba a encontrar un desayuno que reuniera todos los requisitos que buscaba:

  • Equilibrado nutricionalmente.
  • Fácil y rápida elaboración (Baby Peter es bueno, pero no siempre me da una tregua tan larga).
  • Aporte de energía potente.
  • Bajo en grasas.
  • Rico y no aburrido, porque el desayuno es mi comida preferida del día.

Una mañana de esas en las que la nevera estaba en modo “alerta roja, vaya usted hacer la compra urgentemente”, me puse a mirar qué había en la despensa para engullir. Y es que de verdad, el desayuno es la única comida del día que no perdono. Encontré los copos de avena que usamos para hacer el porridge, por si alguien no sabe son estas gachas a las que puedes añadir infinidad de cosas y hacer un cuenquito la mar de mono y “instagrameable”. La verdad que estando embarazada en noches de estas tontas de no saber que cenar, hemos echado mano de ellas y están ricas y sientan muy bien. Pero yo no tengo tiempo para hacerlas por las mañanas, son algo engorrosas y demasiado cuchareo caliente para este tiempo en el que entramos. Os dejo un par de ejemplos sacados de Pinterest:

        

Así que con los copos de avena me hice el que se ha convertido en mi desayuno preferido: tortitas de avena. La receta original ha sufrido alguna ligera modificación y finalmente estos son los ingredientes que yo uso para dos personas:

Ingredientes:

  • 4 huevos medianos
  • copos de avena (a ojo, realmente hasta que la masa tiene una textura espesa pero tampoco demasiado)
  • edulcorante (yo uso panela pero podéis usar lo que queráis)
  • semillas de chía y semillas de lino dorado (ambas opcionales)
  • canela en polvo, cacao puro o ambos (también opcional).

Preparación:

Con una cuchara pongo un poco de la masa en una sartén pequeña antihaderente, yo en lugar de aceite normal uso aceite de coco que me compré en el embarazo para hidratarme el pecho y la barriga (también lo empleo para las puntas del pelo, es muy versátil, jajaja). Muchos días las como solas, pero un poco de sirope de agave por encima junto con fruta, como plátano o fresas, le viene muy bien. O también podéis optar por una versión salada (sin cacao ni canela), añadiendo pavo, queso fresco o lo que más os guste.

 

IMG_0134-2

A mi me gusta tomarlas junto con un café con leche de avena o de almendras o un té chai y os prometo que cumple con todo lo que se le puede pedir a un desayuno. Como se mezcla bien con una cuchara (no necesidad de batidoras ni nada) y es un vuelta y vuelta en la sartén es muy rápido y están riquísimas. Podemos hablar de las propiedades de la avena y las semillas en otro post ampliando un poco de información, pero ya os digo que a mí me proporcionan la energía que necesito, sacian hasta la comida y sientan fenomenal.

IMG_0149-2

IMG_0165

Y hasta aquí la receta del lunes, espero todos poder publicar algo que os inspire y sea útil, y que si alguien tiene alguna sugerencia o quiere aportar alguna idea o receta me la comente, estaría encantada de recibirla. Os deseo un feliz comienzo de semana,

¡Saludos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *