Smoothie bowl: el desayuno (sano) estrella del verano

¡Hola amiguis! La receta de hoy me encanta  y es otro “invento de la rubia”, os cuento cómo prepara un smoothie bowl. No es un invento porque no exista, sino porque habrá mil formas de hacerlo y yo nunca había echo ninguno y de improvisación de la receta salió bien. Me gusta hacer eso en la cocina cuando he visto o probado algo, hacerlo como yo creo que es.

Este desayuno (aunque confieso que ayer lo comimos como cena) os puede salvar el verano. Es muy muy sencillo y está de muerte, puede ser una alternativa fresquita y rica a helados.  Es una receta vegetariana y sustituyendo el yogur por uno vegetal, podemos hacerla 100% vegana, para los que os interese esa alternativa. Os cuento primero que necesitáis:

 

Ingredientes del smoothie bowl

 

 

Para lo que sería la “base” de nuestro smoothie bowl usamos el plátano y el mango congelado. El plátano podéis congelarlo ya pelado y cortado y es más sencillo luego. Yo compré el mango que ya viene así como veis en la foto en un bolsita. La bebida de coco que use es de Alpro (Central Lechera Asturiana) y tiene un toque de arroz también. La leche de almendras que queráis, yo tengo un poco de obsesión por ella. Yogur griego aporta una textura muy buena cuando lo usamos en cocina. Copos de avena, al gusto, para espesar y un toque de jengibre.

Tan sencillo como meterlo todo en un recipiente y batirlo muy bien para que quede como una especie de “batido espero”, ya que nos lo comeremos con cuchara.

 

Los “toppings”, la parte más divertida

 

 

Para la cobertura cada uno que deje volar su imaginación (y sus gustos). Algo que yo hubiera querido usar serían semillas de chía, pero la “locura healthy” antes del verano acabó con sus existencias en el supermercado. El coco en polvo (o rayado más bien) lo podéis incorporar en el batido en el paso previo que os expliqué, pero a mí me gusta el toque visual que da arriba, Por lo demás, semillas y frutas en lo que usamos nosotros que nos aportan energía y muchos nutrientes. Se podrían usar infinidad de cosas: frutos secos, pepitas de chocolate negro, otras frutas tanto natural como deshidratadas…

 

 

 

Os prometo que esté muy bueno, maridito dijo: “cada bocado sabe diferente”. Es verdad, nosotros lo mezclamos todo con la cuchara y al comer vas descubriendo cositas y sabores. Es muy divertido y quizás, os pueda dar una idea para que los niños (y no tan niños) coman más fruta este veranito.

 

 

 

Este fin de semana volvemos a la playa, pero está vez a las de mamá (vaya a las mías). Un fin de semana lleno de cositas que nos apetece mucho, con bautizo del bebé de una de mis amigas. Ya os iré enseñando como lo pasamos por instagram como siempre, y a la vuelta con más detalle.

 

Un achuchón fuerte

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *